La donación de sangre disminuyó en España un 0,45 por ciento en 2010 respecto al año anterior