El donante del ‘brazo de oro’ que ha ayudado a dos millones de bebés, obligado a parar