El rojo incandescente de la lava de La Palma, visto por cámaras especiales