Los edificios de Lorca se construyeron sin atender al efecto de resonancia de los seísmos