El efecto 'Teruel existe': más allá de boicots, muchos están impulsando su negocio