El ejercicio que hace sudar es clave para evitar la muerte temprana