La elección de los recintos, fundamental para evitar tragedias como estas