El Tribunal Superior reconoce la discapacidad laboral de un hombre alérgico al Wifi