Las mujeres embarazadas pueden ser tratadas de cáncer “sin dañar al bebé”