Las emisiones globales de carbono alcanzan el récord de 10.000 millones de toneladas