Una empleada sin sentido del humor responde de forma sorprendente