Los empresarios del barrio de Sant Antoni están hartos de tanto robo