Dos buques encallados en la playa de El Saler se convierten en atracción turística