El último encierro, con heridos pero sin tragedias