Un niño encuentra un mensaje dentro de una botella que había sido lanzada al mar hace 50 años