La enfermedad de Nadia no provoca la muerte prematura