25.000 personas en España no pueden afrontar los gastos de sus enfermedades