La enfermera víctima de la broma telefónica se ahorcó en su apartamento