Las enfermeras de Teresa apenas han recibido formación para tratar el ébola