Los enfermos tratados de cáncer de próstata son cada vez más jóvenes gracias a que los diagnósticos son más tempranos