Un enfermo de esclerosis reta al papa Francisco al desafío del cubo de hielo