Los enjambres de langostas afectan ya a una docena de países de África y Asia