El entierro, en cómodos plazos