Un tapón a la entrada de la plaza desata el pánico en los Sanfermines