Entramos en el lugar secreto donde la policía custodia los productos falsos: millones de euros en cajas