Envenenaba a sus pacientes para después presumir de salvarles la vida