Más de 300 niñas han sido envenenadas en tres centros educativos de una provincia del norte de Afganistán