Una enzima que falla en el espacio podría beneficiar a los ancianos