La epidemia de cólera deja más de 6.400 muertos y casi medio millón de afectados un año después de su aparición