La tensión entre las reinas, un daño a la institución difícil de reparar según los expertos