La erupción de La Palma atrae la curiosidad de miles de palmeros que se acercan peligrosamente al volcán