Los escoceses ironizan sobre la mala situación de sus carreteras con leche y cereales