Cinco escritoras se convierten en notarias narrativas del maltrato a las mujeres