La exposición de unas esculturas sexuales de Antoni Miró genera polémica en Valencia