Una familia sevillana salva a una escuela rural en Teruel: permanecerá abierta gracias a sus nuevos alumnos