España es pionera en aplicar un nuevo tratamiento para las quemaduras graves gracias a una crema derivada de la piña