El español medio se levanta entre las 7 y las 9 de la mañana y no se acuesta antes de las once