Los españoles fueron advertidos de la fuerza del río, pero un guía les animó