Los españoles consumen hoy el mismo número de cigarrillos que en 1965