Los alumnos rezarán más en clase y aprenderán a "dar las gracias a Dios"