Los españoles y los portugueses, ecologistas solo si no afecta demasiado el bolsillo