Los españoles eligen universidad por cercanía, los británicos por prestigio