Las especies del fondo del mar colonizan la plataforma antártica