El espíritu del Carnaval comienza a tomar las calles de Río de Janeiro