Un joven estadounidense anda 32 kilómetros para no llegar tarde a su primer día de trabajo