El capitán estadounidense rescatado tras su secuestro por piratas llega al puerto keniano de Mombasa