Así evita la dueña de un estanco donostiarra un atraco a punta de pistola