Los estereotipos sexistas caen en Sevilla: cambian las señales del mercado