Las estrellas no comen bien