El estrés es capaz de anular nuestra parte del cerebro más racional